Si estos de la oposicion fueran mis hijos…

11 Mar

Quieren que les diga algo? La oposicion esta llevando mi paciencia al limite. En cualquier momento les vuela un cascotazo. Yo les avisé

about 16 hours ago via TweetDeck

Hay veces en las que me siento una madre sufrida frente a la tele. Yo pretendo que mis hijos no se peleen. Pero como eso es imposible, creanme, bajo las expectativas y pretendo al menos que no se peleen en público. Que los trapitos sucios se laven en casa, vió? Que el “pero que pelotudo que sos” que Paz grita a Mateo sea dentro de casa y sin visitas, de poco sirve que sea en casa si yo tengo invitadas a tomar el te a las madres del colegio de Javier.

Aveces no me hacen caso, estos desgraciados que tengo por hijos. Yo intento que mi mirada de “cuando te agarre te liquido, esperá a que lleguemos a casa” los haga desistir de su mal comportamiento pero por lo visto, o mi mirada no es tan penetrante como yo pretendo o a estos tipos nada los amedrenta.

Intento no meterme. No porque me de miedo, he convivido con tres hermanos y sobreviví, creanme que eso me fogueó para pelearme con una banda de mercenarios turcos que le hayan puesto precio a mi cabeza. No me meto porque considero que los problemas de hermanos se resuelven entre hermanos y salvo que alguno esté sangrando profusamente por el castañazo que le metió el otro, los dejo que se griten lo que quieran gritarse y que se amiguen cuando quieran amigarse. Porque si me meto, suelo recibir como respuesta un “no te metas vieja” y el término vieja me perturba y salgo corriendo a ver si necesito botox.

Si digo “hoy no cocino” enseguida empiezan a discutir. Uno dice vamos a Macdonalds, el otro dice yo me hago un revuelto gramajo y la reina sentencia comamos sushi. Si digo “saquen a pasear al perro?”, Paz dice que lo saque Mateo, Mateo dice tengo que estudiar (caradura!) y Javier dice: yo soy chiquito. En lo único que se ponen de acuerdo es cuando pregunto quien lava los platos. Yo no, yo no, yo no, responden al unísono.

Pero lo que mas me enloquece es encontrarme con gente como mi amiga Florencia, que tiene hijos que se adoran, se ayudan, no se gritan y cuando salen de bañarse, no dejan las toallas tiradas, sin pensar en que despues de ellos, viene otro a bañarse. Le desconfío, ojo. Creo que las peleas entre hermanos son lógicas y saludables y que hay cosas que tienen que resolver entre ellos. Pero la envidia me pincha un poco verlos tan perfectos, tan prolijos y cuando son niñas, todas con el moño en el pelo bien ajustado. Y me revienta verla que mira a los suyos, mira a los míos, sopesa las diferencias y sonríe. Me enferma que la guacha sonría.

De alguna manera, en esta telenovela por capitulos que nos brinda el gobierno y la oposicion, hay veces que me siento igual. Pretendo que el gobierno actúe mal (cosa que hace y muy bien) y que la oposicion actúe bien (cosa que hace muy mal). El gobierno es como los hijos perfectos de mi amiga Florencia: todos hablan en bloque, todos opinan lo mismo, todos se defienden y todos se sonrién. Los de la oposición parecen mis hijos: se pelean, se hacen zancadillas, me hacen pasar papelones delante de los demás, no se ponen de acuerdo aunque todos quieran lo mismo.

Ahora resulta que nadie quiere que el gobierno haga lo que se le antoje para seguir teniendo caja y seguir disciplinando a las provincias. Pero, gracias a las peleas entre ellos, el gobierno sigue haciendo lo que se le canta y de alguna manera, Nestor y Cristina sonríen. Igual que mi amiga Florencia.

Esta vez si me meto, como mujer argentina y como madre experimentada:

Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera

tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea

porque si entre ellos pelean, Nestor y Cristina, sonríen desde afuera…

Anuncios

Una respuesta to “Si estos de la oposicion fueran mis hijos…”

  1. Diego marzo 15, 2010 a 11:44 pm #

    Jajajaja muy buena descripción de la realidad política actual.. Espero que, de la misma manera que los chicos maduran (aunque bueno, a algunos nos falta todavía una vuelta de tuerca para madurar..) eso que damos en llamar oposición se parezca cada día más a un conjunto de dirigentes políticos con un plan superador y menos a la compañía de las vedettes de Carmen Barbieri…

    Un saludo, muy bueno el blog!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: