Malditos celulares

24 Mar

SMS de mi hijo de 16, desde el colegio: necesito una bandera de USA para la ultima hora, me conseguis una? Diganme que me esta jodiendo…
23 March 14:23 from tweetdeck.

¡Pero que bien vivía mi madre! Nos levantaba a las 7, nos daba el desayuno, nos decía “Idos, idos, que llegais tarde”, nos subía al auto de mi viejo y se desentendía de nosotros hasta las 5 de la tarde, hora en la que nos esperaba con el té servido.
Nueve horas y media de absoluta libertad. ¿Y todo por qué? Porque no existían los celulares. Te ibas al colegio y ahí no te salvaba nadie. Si te olvidabas la tabla periódica, el mapa de asia menor o el palo de hockey, sencillamente te jodías. Utilizabas tu imaginación para inventar una excusa creíble y válida o asumías el 1 que te encajaban con hidalguía.
Si se armaba un programa para la salida del colegio y no habías avisado, te embromabas o corrías el riesgo de que tu madre llamara a la cana para que te busque en hospitales y morgues porque en lugar de volver a las 5 te ibas a tomar nesquik a lo de fulano.
Si te olvidabas el almuerzo en el auto de tu viejo, te cagabas de hambre. Aunque en realidad si el almuerzo que olvidabas era un yogur descremado, tampoco tenías planeado almorzar opiparamente. Si te dolía la cabeza, convivías con ese dolor el resto del día porque lograr que llamen a tu madre desde portería y luego que tu madre te fuera a buscar era una hazaña.
Esa era la vida que teníamos y la realidad es que sobrevivimos varios sin secuelas muy importantes.
Pero nuestros hijos, a diferencia nuestra, cuentan con un aliado. Un aliado que nosotros mismos les damos pensando que es la solucion a todos nuestros problemas porque asi nos lo pintan y en realidad es el inicio de todos estos. El telefono celular.
Cuando tienen 13 años (casasmas, casasmenos) les obsequiamos el primer celular para tener cierto control sobre sus movimientos, saber donde andan, con quien andan y que tengan linea directa con mamucha en caso de emergencia. Pero aquí reside un problema de semántica. A ver, redefinamos emergencia: los padres nos referimos a cosas importantes, como que los persigan una horda de zombies en la media cuadra que caminan hacia el kiosco o que se caigan de la bici y sufran fractura expuesta mientras van al club un sabado a la tarde.
Para nuestros angelitos emergencia es otra cosa. Por ejemplo, olvidarse la flauta Melos de Riccordi en casa el día que tienen música, o las hojas canson numero seis el día que tienen plástica o sencillamente, la calculadora cualquier día de la semana.
Y llaman. A cualquier hora llaman.
Algunos ejemplos:
7:45 dejo a Paz en la puerta del colegio y rajo a llevar a Mateo a su colegio primero y a Javier al suyo después.
7:55 suena el celular: Má, me vas a matar, me olvidé la autorización para ir al exploratorio, me la tenes que traer ya mismo porque salimos en 5 minutos.
¿Como hago? Ah, no se, arreglatelas.

10:20 mensajito de Mateo: Má tenés que venir a firmar la nota que no te dí ayer, si no venis ya me ponen sábado (NdlR: que te pongan sábado es que el muchacho tiene que ir un sabado a la mañana al colegio, ellos la pasan bomba porque los mas tarambanas son los que van, vos tenes que levantarte al alba un feriado, ergo, el castigo es para los padres, no para los crios)
10:21 mensajito mío: No puedo ahora estoy en el centro, deciles que me llamen y yo digo que la firmé.
10:22 mensajito de Mateo: No puedo, sólo puedo presentarla firmada, mejor vení, pero vení YA!
A ver, corazón, ¿qué parte de estoy en el centro, ergo a 25 km, vos no entendiste?

9:14 mensajito de Paz: má, si te llaman, decí que sí, que la firma de las amonestaciones es tuya.
¿?

10:45 mensajito de Mateo: Cuando vengas le das $20 a la remisería? No pude pagarle al remis porque no me habías dejado plata.
10:46 mensajito mío: Y porque volviste en remis?
10:47 mensajito de Mateo: porque estaba cansado, hicimos medio test de cooper che, sabes lo que es eso?
Si, lo sé. Medio test de Cooper es correr 6 minutos, cuál es la hazaña?

17:36 mensajito de Mateo: de casualidad no estas en San isidro no?
17:37 mensajito mío: no.
17:38 mensajito de Mateo: Shit! no me traes el bajo que quiero ir a la sala de ensayo.
17:40 mensajito mío: no
17:41 mensajito de Mateo: shit!

04:39 mensajito de Paz: Ahí estoy volviendo, me olvide las llaves. (NdlR: 5 menos 20 de la matina, WTF???)

09:27 mensajito de Mateo: el broli de Biología sirve, compralo.
11:22 mensajito de Mateo: ah, no, pará, no sirve parece, no lo compres.

07:05 mensajito de Paz: má, me quiero morir, me olvidé la libreta, no me dejan rendir, me la traes porfis? (NdlR: a las 7 en punto la dejé en la ciudad universitaria para volver a los pedos a casa para despertar a sus hermanos y llevarlos al colegio, ergo siendo las 7:05 todavía no había llegado a Libertador)
07:06 mensajito mío: no boluda, no puedo, no hago a tiempo.
07:07 mensajito de Paz: que turra mamá, no se te puede pedir nada! (¿?)

La realidad es que, confieso, la culpa es mía. Yo no debería atender el telefono. Tendría que dejarlos que se las arreglen solos y que cuando vuelven a las cinco me echen la bronca. Pero no es facil. Porque si no respondo mensajes, llega la llamada. Y son insistentes, pueden llamar 30 veces si hace falta. En fin, actúan como actúan personalmente, pero por medio de mensajes de texto:

09:34 mensajito de Paz: má, plischu, plischu, cuando salgo a las 4 y 20 me buscas y vamos a rapsodia? hoy tengo una fiesta y no tengo ropa.

09:36 mensajito de Paz: má, dale que te cuesta, no seas guacha, lo re re re necesito.

09:38 mensajito de Paz: dale má, contestame.

09:40 mensajito de Paz: Maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

No es facil, sepanló. Todos aquellos que aún no han cometido el error de comprar un telefono celular para sus hijos pensando que con ese aparato tendran todo bajo control y que podran seguirles el rastro adonde sea que vayan, enterensé que no es así. La mayoria de las veces en las que uno quiere saber que ha sido de su vida no responden. O se olvidaron el celular en lo de Fulanez, o lo tienen en vibrador en el fondo de la mochila o lo tienen sin batería. O sin credito, entonces no pueden responder mensajes. Los 50 mangos del abono se los gastaron hablando con amigos o pidiendo boludeces a sus padres. Y cuando el telefono realmente hace falta, no les sirve.
Cuidensé del fatal momento de regalar uno, porque es un viaje de ida. Y ya no hay vuelta atras.

Anuncios

5 comentarios to “Malditos celulares”

  1. Sole marzo 24, 2010 a 3:59 pm #

    Jajajajaja. Son todos iguales! Los mios hacen lo mismo, que bronca me da!

  2. caro abril 6, 2010 a 1:30 pm #

    la verdad que despues de leer esto, apago el celular. Por las dudas!!

  3. Marilú enero 1, 2011 a 8:45 pm #

    JAJa! Lo leímos con mi marido y nos morimos de risa! Tal cual! haberlo leído antes…

  4. Jose Duca (@ilpeppe) agosto 11, 2011 a 9:18 am #

    excelente co-x! lo comparto con su permiso… o te mando un sms mas tarde para que me firmes la autorizacion, te queda muy lejos cambridge de punta chica?

    • majogm agosto 11, 2011 a 10:03 am #

      Comparta tranquilo, camarada. Cualquier cosa vale para alertar a los incautos padres que creen que un celular arreglará sus vidas! :-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: