¡Feliz (?) día del Niño!

9 Ago

Que mi hija se haya comprado el regalo del “dia del niño” con la extension de la tarjeta de credito es una contradicción, no?

about 12 hours ago via TweetDeck

El día del niño llegó, como todos los años. Fecha comercial si las hay, para lo único que le sirve a mis hijos es para ligar algún regalo extra. No gran cosa, aunque protesten. Los regalos Guau van para el cumpleaños. Para Navidad me esmero también. Ya para Reyes la cosa viene devaluadisima y el día del niño es para dejarlos un rato contentos, nada mas.

Uno entiende, de alguna manera, los motivos del día del padre, sostén de la familia, progenitor responsable, bastión de la sociedad. El día de la madre conlleva, de alguna manera, un sincero homenaje a la dadora de vida, mujer argentina abnegada que es capaz de sacarse el pan de la boca para dársela a sus polluelos. Pero ¿día del niño? Estos pequeños demonios que nos hacen la vida imposible las 24 horas del día encima se creen que deben ser homenajeados ese día un poco mas que el resto de los 364 días del año? Déjenme de joder.

Hace dos meses que vienen viendo las propagandas de los odiosos canales infantiles donde les comentan las novedades en el rubro juguetero y que los engolosinan con el nuevo Max Steel Extroyer Araña Mutante (?), el nuevo skate para dedos (??) de Toy Story 3 (sorry, el de Toy Story 2 ya no sirve, está demodé), o el Transformer Movie Figura de Lujo a la módica suma de 300 mangos.
Gastar 300 mangos en un juguete me parece un abuso. Para eso están los abuelos, diría. Pero los viejos de hoy día apenas si sobreviven con la jubilación nac y pop. Asique pequeños diablillos, vayan olvidándose de eso.
Inmediatamente después de ver estos avisos, los chicos empiezan con el mamaaaaaá, comprame! El único consuelo que nos queda es que durante el mes y medio que dura el bombardeo publicitario, los enanos cambian trescientas veces de elección y al final quedan tan mareados que no saben que es lo que pidieron, hay que aprovechar el momento en que eligen el chupetin con muñequito y záquete, comprar eso. Después poner cara de gil cuando el tipo pide el regalo de 800 mangos, diciéndole ya te lo compré, sorry. O hacer la gran mamá Luchetti.

Un lindo pijama, un par de calcetines o una cartuchera con lápices nuevos, que a mitad de año ya los perdieron todos.

Nos han convencido también de que no basta con el regalo. Ese día los únicos privilegiados son los niños, como diría el general y, lo grave del asunto, los chicos se lo creen. Cines, teatros, espectáculos al aire libre  Una, desprevenida, arranca con los angelitos rumbo a estos sitios y se encuentra con:
Un millón de críos corriendo alegres por todas partes.
Dos millones de progenitores, corriendo detrás de los angelitos.
Ocho mimos. Pocas cosas me resultan mas odiosas en esta vida que los mimos. Creo que me dan un cacho de miedo. Y para mi que lo saben estos turros…
Un globologo que te para, te hace un perro salchicha con un globo verde, se lo da a tu hijo en tus propias narices y si no le tiras 10 mangos, se lo quita, logrando con ese sencillo acto que el angelito te odie por los próximos 24 días y tenga que pagar un analista el día de mañana.
Un vendedor de globos metalizados, que parece que los infló con gas de los anillos de Saturno porque cuestan 15 mangos (??)
Dos garrapiñeros que usan un maní vencido en el 2002 y que tiene un gusto a rancio que te tumba.
Una calesita destartalada que no tiene calesitero, ergo no hay sortija. Deberían prohibirlas.
Un escenario de títeres apoliyado, con unos tipos que pegan gritos invitando a la próxima función.
Un poni. O dos.
Un tipo con un carrito que hace, ante tus propios ojos los copos de azúcar color rosa que llevaran a tu angelito directo al consultorio del dentista con la boca estropeada aunque se empalague y te lo tengas que terminar vos. Si eso sucede, antes de ir al dentista, pasá por la farmacia a comprar Sertal.

Pues bien, pasó el día del niño. A la mayor no le compré regalo, ya se lo había comprado ella con la tarjeta de credito de su papá. Al de 16 lo intenté despertar, con escaso éxito, para que viniera con nosotros. No quiso asi que lo dejé dormir tranquilo. Al más chiquito le regalamos el bucanero y nos lo llevamos al río y, durante un rato, con viento de popa, lo dejamos ser el timonel del barco. El tipo, feliz.

Donde manda capitan, obedece marinero.

Anuncios

Una respuesta to “¡Feliz (?) día del Niño!”

  1. Penelope agosto 12, 2010 a 7:06 am #

    Tengo dos hijas de 22 y 26 años. La mayor vive con el novio hace dos. Y las dos exigen que les regale algo el dia del niño. Estamos todos locos?? :-D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: