Tomando colegios.

26 Ago

Esos padres que apoyan a sus hijos en la toma de colegios se merecen los hijos que tienen.

about 3 hours ago via TweetDeck

Boletin de Lucha (?) N° 1

Colegio tomado reza un cartel improvisado en una sábana blanca que impide la entrada a uno de los 20 colegios tomados por los alumnos en la Ciudad de Buenos Aires. Una veintena de chicos vaguean en la puerta esperando las cámaras de televisión mientras una parejita aprovecha para apretar en las escalinatas de acceso. Los chicos cantan canciones de cancha contra Mauricio Macri apenas se prenden las luces de la cámara. Cortan calles, joden a los vecinos que pasan mirandolos con cara de culo  y mascan chicle. Todos mascan chicle.

Hasta aquí, nada nuevo. Los mocosos siempre han buscado alguna excusa para faltar al colegio. En mi época conseguíamos algún hermano mayor que llamara a la hora de la prueba de física y anunciara con voz grave (ya sea porque la tenia o porque la inventaba) que habían puesto una bomba y que todos estábamos a punto de volar por los aires. Excelente chamuyo que nos ha librado de algún mal momento, confieso. Se armaba un revuelo importante en el colegio, nos hacían dejar todo al instante (prueba de física incluida), nos hacían salir del colegio, ir a la esquina y esperar a la brigada antibombas que venia a revisar los baños y el patio. Por eso, que estos gamberros tomen escuelas para zafar de clases, no me asombra.

Ahora bien, si mis viejos se llegaban a enterar de que hacíamos eso, en casa corría sangre. No les hubiera causado ninguna gracia. Hasta me animo a decir que me hubieran hecho ir a confesarle a la portera el chiste, lo que, de mas está decir hubiera sido bastante incómodo.

O sea, nos mandábamos una cagada, sabíamos que era una cagada y actuábamos como actúa quien se manda una cagada. Sin abrir la boca, llevándonos el secreto a la tumba.

Pero ahora veo, asombradísima por cierto, a los padres de estos energúmenos y no puedo creerlo.

Están los que apoyan a sus nenes en la toma, les llevan el cargador del celu, el sanguche de milanesa y las medias de lana porque a la noche hace frío. Si les preguntan los noteros, dicen orgullosos que esta bien la lucha de los chicos porque en este pais hemos sufrido una cruel dictadura (?) y porque, ademas, los vidrios están rotos. Vidrios, vale aclarar, que rompieron los angelitos en la última pelea entre bandas de colegios.

Y están también los padres que no están de acuerdo. Bien por ellos. Consideran que los chicos tienen que estar en el colegio estudiando, que no es valido el reclamo y hasta hablan con el ministro de educación de la ciudad de Buenos Aires que se compromete a mejorar las condiciones edilicias. Y mientras los padres hablan con el ministro, los chicos están en asamblea (??) decidiendo que la toma va a seguir hasta que sus reclamos sean escuchados, sean estos cuales quiera que sean (no lo tienen del todo claro).

Yo creo que a la escuela se va a estudiar. Y si no queres estudiar o te resulta demasiado difícil, ok, no perdamos tiempo ni dinero, ponete a laburar. Si esos padres tuvieran que pagar una cuota para que los chicos estudien, probablemente los chicos no estarían tomando el colegio y armando semejante bardo. Y lo que es peor, de manera prepotente, sacándole la posibilidad de estudiar a miles de chicos que quieren hacerlo.

Nota personal aunque me acusen de autoritaria: si esos angelitos fueran mis hijos, el voleo en el culo que se ligan, los hace ir al secundario completo, dos carreras universitarias y un doctorado, con tesis y todo.

Anuncios

12 comentarios to “Tomando colegios.”

  1. Diego agosto 27, 2010 a 12:14 am #

    Probablemente los mismos que hoy están tomando una escuela dentro de unos años estén en la universidad pública, costándole plata al Estado -ergo, a todos nosotros- para meter 1 materia x año y dedicarse a tomar mate con bizcochitos Don Satur en el centro de estudiantes.

    Creo que el tema pasa mucho por los valores con que se cría a los hijos: a mí me inculcaron una forma de vivir y ver la vida que se basa en el esfuerzo personal y en el desprecio por la mediocridad, ya que nadie te va a regalar nada, ni en este país ni en ninguno. Hubo un cambio cultural bastante negativo en estos últimos años: todo lo exigimos del Estado, “me tienen que dar” porque “tienen la obligación” de darme. Quizás si a estos tarambanas les dieran una lata de pintura y un rodilllo y les hicieran pintar la escuela, por ejemplo, valorarían más lo que tienen, y por ende lo cuidarían más…

  2. @cristian agosto 27, 2010 a 1:20 am #

    Creo que esta caricatura resume tu punto.

    • majogmenendez agosto 27, 2010 a 5:29 pm #

      Muy buen ejemplo. Es que hasta la maestra cuando me cita para decirme que el de 8 años es un desastre que no hace los deberes ni aunque lo apunten con un rifle me lo dice como con miedo, no vaya a ser que la agarre de los pelos. Y yo no puedo estar mas de acuerdo con ella, es un vago irrecuperable, me temo.

      • Ernesto septiembre 11, 2010 a 2:38 pm #

        Majo, recién te sigo pero me alegro de hacerlo, soy docente y “padezco” esta seudo defensa de los derechos que se arrogan “niños y padres”. Claro que a las escuelas hay que arreglarlas, pero ¿de sus obligaciones no se acuerda nadie? que hay que estudiar, cumplir con las tareas en tiempo y forma y “temer” la reprimenda de los padres si no cumpliste con tu rol de alumno… eso no es democracia?? ojo! probablemente algún docente debe alentar esta para evitar trabajar! no nos olvidemos que esa materia es la que mejor se cumple en nuestro populista país.

      • majogmenendez septiembre 13, 2010 a 8:14 am #

        Gracias! Vos marcas un punto muy importante. En algun momento de la historia inmediata nos olvidamos de los deberes. En mi epoca nos decian que teniamos derechos y obligaciones. Ahora eso ha cambiado y solamente tenemos derechos, las obligaciones han desaparecido. Y mientras no nos hagamos cargo de esas obligaciones como sociedad, estamos fritos.

    • @cristian agosto 27, 2010 a 5:39 pm #

      Yo la verdad no se como se llega a la situación actual de tanta falta de respeto por los maestros y la escuela. Esta bien, hay buenos y malos maestros asi como buenas y malas escuelas. Pero eso no es razon de que los niños y mas aun los padres hayan cambiado tanto de una generación a otra. Cuando yo iba a la primaria, e incluso a la secundaria veía como en una posición muy superior a nuestros maestros. Les tenia mucho respeto, y si llamaban por algo a mis viejos sabia que estaba serios en problemas cuando volviera a casa.

  3. Florencia Mangialardi noviembre 2, 2011 a 1:37 pm #

    Lo que piensan las y los porteños…

    Si intentamos interpretar las cifras, queda claro que la burguesía porteña prefiere tener bien lejos a los pobres, a los inmigrantes, a las personas con discapacidad, a los pueblos originarios; en suma, a todo aquel que no reúna el perfil de “gente como uno”. En un claro pensamiento elitista, similar al europeísmo de principios del siglo pasado, cree que podrá vivir tranquilo en la Ciudad si el Estado le garantiza seguridad.

    No es casual que el principal mensaje fuese el referido al cese de la inseguridad que, por otro lado, reconoce causas más profundas. No se habla de la corrupción policial, ni del uso de la fuerza policial o parapolicial, como en el caso de la ex – UCEP.

    El otro gran mensaje, sin dudas, es el referido a la baja del gasto público. ¿Para qué mantener hospitales y escuelas?. La respuesta a esa pregunta es la subejecución de los presupuestos en materia de salud y educación. Ocurre que el medio pelo se atiende en las prepagas y no, en los hospitales de la Ciudad; sus hijos, se forman en las escuelas privadas, dotadas de generosos subsidios por parte del Ejecutivo, para evitar los paros de los docentes, a quienes pretenden disciplinar ahora con la excusa de la calidad educativa mediante la propuesta de atar el salario al rendimiento de sus estudiantes.

    Sin embargo, el peor de todos los mensajes subyace: hay que eliminar a las y los pobres, al diferente y a todos aquellos que se opongan al libre albedrío del capital. No lo pueden decir ni hacer explícitamente, pero lo materializan a través de políticas de exclusión significativas. Hace más de 30 años que no se construye un hospital o una escuela en la Ciudad. No es un dato menor. Tampoco lo es, el hecho de promover una mayor represión a la protesta social y a su creciente criminalización. Eso es lo que aplaude hoy una gran cantidad de ciudadanas y ciudadanos porteños.

    Lo que se viene…

    Entre el rechazo al cristinismo, los diversos reclamos con respecto a la ausencia de “orden” y la satisfacción por la creciente exclusión de las grandes mayorías populares, a quienes se las confina a hospitales y escuelas para pobres, está la clave de la victoria macrista.

    Parece ser que las y los ciudadanos porteños votaron a favor, como bien se expresara en las redes sociales en la noche de ayer, de la UCEP, del desmantelamiento de los hospitales públicos, del cierre de los centros culturales, del espionaje a ciudadanos, del Fino Palacios, de la destrucción de la escuela pública, de las bicisendas, del maltrato a los morochos, del enrejado de las villas, del uso de las pistolas Taser…

    La memoria de 30.000 compañeras y compañeros detenidos – desaparecidos está hoy ensombrecida. Nuevamente, ganó el oportunismo de una pasajera bonanza económica que no llega a todas y a todos, sino a unas y unos pocos que pretenden perpetuar sus privilegios de clase como también el sueño de algunos en alcanzar a pertenecer a ella.

    Se viene una noche larga en la Ciudad, que ni siquiera una eventual reversión del resultado podría iluminarla. Continuará el proyecto de Cacciatore y del menemismo, gracias a esa burguesía encandilada, mientras los que estamos de a pié seguiremos resistiendo esta victoria destinada al exterminio de amplios sectores sociales porteños.

    • majogm noviembre 2, 2011 a 3:41 pm #

      Ugh flaca, que mambo te trajiste encima. La capacidad que tienen algunos de mezclar asuntos es llamativa. Volvé a leer el post, o leelo por primera vez si no lo hiciste, cosa que sospecho, Y después, sólo después, si queres volvemos a discutir el asunto con un poquito mas de seriedad.

    • majogm noviembre 2, 2011 a 3:46 pm #

      Descubro, asombrada, que tu comentario (que no habia leido mas que por encima por largo y aburrido) es un copy and paste de aca:http://www.encontrarse.com/notas/pvernota.php3?nnota=36971
      Tan zoqueta resultaste que ni siquiera te da para elaborar pensamiento propio?

  4. Florencia Mangialardi noviembre 2, 2011 a 1:39 pm #

    La CABA no me cabe

    La CABA no me gusta. No me sabe

    bien una sigla, que es nombre de empresa,

    para la ciudad que fue la princesa,

    la Reina del Plata: no es, ni le cabe.

    Y aunque a nadie le parezca grave,

    el cambio muestra la naturaleza

    de un poder sin pudores ni torpeza

    con metáfora empresaria en clave.

    Buenos AIres, la ciudad que amamos,

    ya no cree ni vota por sus sueños

    y es por eso que estamos donde estamos.

    Ni corresponde llamarnos porteños.

    Esto eligen los CABENSES o CABANOS:

    un negocio atendido por sus dueños.

    • majogm noviembre 2, 2011 a 3:35 pm #

      A mi tampoco me cabe la CABA. Porque vivo en la provincia de Buenos Aires. deberías probar hacer lo mismo si tanto te jode la ciudad de Buenos Aires. Es divino. Probá vivir en La Matanza o en Ezpeleta. Y despues hablamos.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya - agosto 28, 2010

    La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: