Habíamos perdido la guerra.

2 Abr
Les pregunte a los chicos que sabían de las malvinas. Poco y nada. Marche una clase de historia!

40 minutes ago via TweetDeck

Hoy se cumplen 29 años del desembarco de tropas argentinas en un intento desesperado de los militares de mantenerse en el poder, allá por 1982 cuando veían, preocupados, que la gente ya no se los bancaba. Para la gilada no hay nada mejor que inventar una causa nacional, buscar un enemigo exterior y entretenerlos a todos peleando contra un “malo”. Los argentinos somos así. Podemos estar matándonos entre nosotros pero si nos ponen enfrente un contrincante externo, vamos todos contra ese, que en definitiva debe ser el responsable de todos nuestros males.


Ese 2 de abril nos despertaron para ir al colegio y recuerdo a mi papá sentado en su cama, escuchando la radio, diciendo: están locos… Nos explicó durante el desayuno que los argentinos habían desembarcado en las islas Malvinas, habían tirado tres o cuatro tiros a los policías que estaban ahí y habían izado la bandera argentina.

Wow, pensé en ese momento haciendo memoria para recordar, en el mapa Rivadavia, donde estaban las islas Malvinas.

Cuando llegamos al colegio, las noticias corrían como un reguero de pólvora. Había habido un muerto. La única bala que los ingleses habían disparado había matado al teniente de fragata Pedro Giachino. Sus hijas (o hija, no recuerdo si eran mas de una) iban a mi colegio.


Al muerto lo habían ascendido, era un héroe nacional, la gente en Buenos Aires iba a la plaza de Mayo a vitorear a Galtieri al son de la marchita, que gritaba, para gran algarabía general las famosas palabras “Si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla”, las banderas argentinas flameaban en ventanas y balcones y todos saltimbanqueabamos al grito de “el que no salta es un ingles”.


Fue todo risas durante unas semanas. Que los ingleses son todos trolos así que no pueden ganar una guerra, que los yanquis nos van a apoyar, que el TIAR (tratado interamericano de asistencia reciproca) va a hacer que todos los países americanos, desde Canadá hasta Chile le declaren la guerra a Gran Bretaña, que somo lo mejore, somo…. Hasta el gobernador de las islas, el General Mario Benjamín Menéndez vociferaba, para gran beneplácito de la gilada: que traigan al principito! (hablando del príncipe Andrés de Inglaterra)

Bueno. Los ingleses nos hicieron caso y lo trajeron. Al principito y a un montón más. Miraron todo por TV, fueron a la enciclopedia Britannica para ver quienes eran los mamertos los argentinos que habían invadido las islas y pusieron proa al sur. Y la primer ministro inglesa, Margaret Tatcher, apodada la dama de hierro decidió recuperarlas. Los gringos nos miraron con cara de sorpresa cuando les recordamos el TIAR y nos dijeron: no che, ustedes no entendieron nada… Los chilenos, con quienes nos acabábamos de pelear por el canal del Beagle hacia 4 años, decidieron, muy inteligentemente, ponerse del lado de Inglaterra. Los canadienses le recordaron a los milicos que ellos estaban en América pero eran parte de la Commonwealth.


Mientras tanto, en la ciudad de Bahía Blanca, nos preparábamos para la guerra. A partir de las 7, cuando caía el sol, había que hacer oscurecimiento. Esto significa tapar todas las luces que dan a la calle. Bajar persianas sin que quede una sola rendija con luz, apagar todo el alumbrado público, patrullar las manzanas (había encargados de manzana) y tocarle el timbre a todo aquel que tenga algo prendido, aunque sea el reflejo de la tele a través de una cortina. Los autos no debían circular mas que lo estrictamente necesario y lo hacían con cinta de embalar tapando las luces delanteras y traseras de manera que apenas quedara libre 1 centímetro. Así vivímos entre mayo y junio del 82. Recuerdo a mi viejo, que laburaba en Petroquímica Bahía Blanca, agarrándose la cabeza para explicarle a los boludos de Puerto Belgrano que la antorcha del polo petroquímico no se podía apagar a la noche y volver a prenderla a la mañana. No lo entendían e insistían en que era al pedo oscurecer la ciudad si había un fósforo grandote prendido fuego. Mi viejo (recuerdo que salió en televisión) explicaba que el oscurecimiento no hacía falta porque los ingleses no tenían aviones de la segunda guerra mundial, los tipos tenían radares y si querían bombardear Bahía Blanca podían hacerlo aunque estuviera todo apagado. O podían hacerlo de día.

Como, en efecto, podían atacarnos de día, en el colegio hacíamos simulacro de bombardeo. Sonaba un timbre y si estábamos en clase, había algunas encargadas de cerrar los postigos, otras de apagar la llave de gas de la estufa y todas nos metíamos debajo de los bancos para soportar, indemnes el derrumbe. O sonaba en medio del recreo y todas corríamos en tropel a a escondernos debajo de los marcos de las puertas, lejos de los vidrios que podían volar por los aires. Por suerte los ingleses no nos bombardearon…


El 24 de abril aparecieron los ingleses en el mar. Dos portaviones y siete destructores. Más los submarinos nucleares que no se veían porque estaban abajo del agua. Caramba, habrá pensado algún milico. Esto no estaba en los planes.

El 2 de mayo, el submarino nuclear Conqueror le mandó un misilazo al ARA General Belgrano. Yo me acuerdo patente. La peor de las noticias era que el papá de mi compañera Patricia Barrios fue uno de los 368 muertos en el hundimiento. La guerra dejó de ser divertida para nosotras.

Mientras en las islas, los conscriptos (chicos de 18 años) la pasaban pal culo. Nosotras tejíamos bufandas y gorros a velocidad record, comprábamos chocolates, los abríamos, les poníamos cartitas de aliento adentro, los volvíamos a cerrar y los llevábamos no recuerdo donde, pero con la promesa de que serían entregados a los soldaditos que podían ser nuestros hermanos, primos o amigos. Tiempo después, esos chocolates con cartitas se vendían en los kioscos de Comodoro Rivadavia, mientras los generales, coroneles, sargentos y tenientes seguían juntando guita, los chicos se morían de frio en las islas. No me lo contaron, lo viví. Fue en ese momento cuando descubrí el significado de la palabra Hijos de Puta.

Los Comunicados del Estado Mayor Conjunto nos decían que íbamos ganando. Si vos decías algo en contra, tus amigos, llenos de ese fervor argentino, te puteaban hasta en sánscrito. Los medios seguían el mismo discurso. Los actores y actrices hacían maratónicas transmisiones en las que recaudaban fondos para la guerra. Una excelente muestra de lo que un discurso del gobierno, repetido hasta el cansancio por los medios puede lograr. ¡Vamos ganando!

Llegó junio y de a poco la realidad nos fue pegando duro en la cara. No íbamos ganando. Nos estaban dando un baile importante. No teníamos armamento, no teníamos equipamiento, no teníamos infraestructura, no teníamos entrenamiento. No participábamos en una guerra desde la del Paraguay en 1865 y nos estábamos peleando con una potencia mundial que había formado parte de todas las guerras grosas del siglo XX. Nosotros en ninguna. Se empezó a murmurar que lo mejor que le podía pasar a los soldados era caer en manos enemigas. Como prisioneros de guerra la pasaban mejor que como combatientes. Al menos les daban comida y abrigo.


A mediados de Junio vino el Papa Juan Pablo II. Mi viejo nos cargó a todos en el auto y vinimos a Buenos Aires. La esperanza de varios era que el Papa lograra lo que muchos habían intentado sin éxito (el gobierno Peruano, el ministro de relaciones exteriores americano, Haig, el secretario general de la ONU, Pérez de Cuellar): que Argentina entienda que no había modo de ganar esa guerra y que busque la vía diplomática para reclamar la soberanía sobre las islas.

El 14 de Junio, lunes, volvíamos en auto a Bahía y escuchamos por la radio el último de los comunicados del estado mayor conjunto: La Argentina había presentado su rendición en las islas. Habíamos perdido la guerra.


Hoy me desperté cantando la marcha de las Malvinas. De todas las marchitas que aprendimos en el colegio, es la que mas me gusta. Y como todos los 2 de abril, recuerdo lo que pasó con una mezcla de bronca y pena-

Bronca hacia los responsables, que nos embarcaron en la mas trágica de nuestras epopeyas para mantenerse en el poder. Bronca hacia todos los que llenaron la plaza de Mayo cantando vítores, demostrando que somos unos pelotudos que compramos espejitos de colores a cualquier precio. Bronca hacia los que mantuvieron esa propaganda y nos hicieron creer que ganábamos.

Y muchísima pena. Por los conscriptos y soldados de bajo rango que mandaron a combatir a las islas, sin preparación, sin equipamiento, sin razones, sin posibilidad de ganar una guerra que no tenía ni pies ni cabeza. En definitiva, sin tener ganas de estar ahí. No querían ser héroes. Querían vivir tranquilos. O al menos vivir. No pedían tanto, no?

Anuncios

10 comentarios to “Habíamos perdido la guerra.”

  1. ReydePilos abril 2, 2011 a 3:16 pm #

    Excelente post !!
    Mil cosas para agregar, pero… en 29 años ya se dijo todo.

    Hice un post tambien
    http://reydepilos.tumblr.com/post/4285583067/malvinas-la-guerra-en-la-radio

    Besote y Gracias

  2. Julio abril 2, 2011 a 7:47 pm #

    recuerdo los simulacros de bombardeo en mi escuela, yo estaba en 2º grado. nos hacian formar y nos llevaban al subsuelo. Supuestamente SOMISA era un posible blanco en caso de un bombardeo en el continente, al ser una fábrica de acero… y recuerdo hacer dibujos para los soldados y a mi hermano vico tejiendo una bufanda (si, tejiendo!). En ese entonces no entendía nada, años después lo entendí todo…

  3. Majo abril 2, 2011 a 8:28 pm #

    Que memoria Melli, cuando lo fui leyendo me di cuenta que lo que se mantenía intacto en mi era esa sensación que deja tu post al leerlo, tristeza e incomprensión, impotencia frente a la muerte de tantos chicos que eran un año más grandes que nuestros hijos, pero no los datos y la cronologia de los hechos.Ahi mi memoria borra o se pierde, pero no la sensación corporal frente a lo que pasó. Escucho a los ex combatientes, me remonto a lo chiquitos que eran y no puedo ni imaginarmelos a Mateo o a Manu ni una décima de segundo en lugar de alguno de esos chicos en Malvinas. Se me estruja el corazón de manera irresistible.
    La guerra no tiene sentido NUNCA.
    Gracias por el relato.

    • majogm abril 2, 2011 a 8:33 pm #

      Si. Me pasa lo mismo. Probablemente haya sido el imaginarme a Mateo en esa situación ya que es casi de la edad de esos chicos lo que me llevó a recordarlo tanto este año y no, por ejemplo, el año pasado. Las cosas van tocando diferentes fibras a medida que pasa el tiempo y una se va poniendo en otro lugar. Gracias!

  4. nemediano abril 3, 2011 a 4:22 pm #

    Yo soy Mexicano y al haber nacido en esos años conocía solo el conflicto de la Malvinas por libros de historia y platicas de mis papás.
    Estoy de acuerdo que la guerra nunca es la respuesta. Tu post es conmovedor, me hizo entender que mas allá de las lecciones de historia y de las imágenes y noticias en los medios, las guerras las pelean las personas.
    Personas comunes y corrientes como nosotros.
    Un saludo

    • majogm abril 4, 2011 a 8:48 am #

      Gracias por tu comentario. Si, la guerra tiene eso, involucra personas que no quieren participar. Lo mío era anecdótico, lo viví de afuera. Pero esos chicos que eran unos pibes nomás, sin comerla ni beberla, por la locura y ambición de unos pocos, dejaron ahí la vida. Aunque muchos no hayan muerto.

  5. lidia abril 5, 2011 a 9:42 pm #

    MAJO: ME HAS HECHO RECORDAR, DIRIA, REVIVIR ESOS MOMENTOS. FUI, COMO TANTOS, LOS QUE MODIFICARON CONDUCTAS, EN ESE INTERIN. LOS AMIGOS DEJAMOS DE REUNIRNOS, CENAR Y JUGAR A LAS CARTAS HASTA LAS 5 DE LA MAÑANA. DEJAMOS DE IR AL CINE Y VIVIMOS PEGADOS A LAS NOTICIAS. COMO HIJA DE INMIGRANTES, ESCRIBÍ A TODAS LAS EMBAJADAS RECLAMANDO ADHESION. OBTUVE RESPUESTA, EN FORMA DE TELEGRAMA DE VARIOS DE ELLOS, PERO TODO FUE EN VANO. VI AL PAPA EN LUJAN Y COMPRENDIMOS QUE HA
    BIAMOS PERDIDO LA GUERRA. ALGUN PAIS VECINO SE VENDIO AL ENEMIGO. TRANSMITIAN A INGLATERRA LO QUE ELLOS AVERIGUABAN POR SU CERCANIA. TIERRA DEL FUEGO FUE TESTIGO. ESO SE LO ESCUCHE, POR TV. A UN CANCILLER DE ESE PAIS. ¡VENDIDOS! MUCHAS MUERTES DE NUESTROS CHICOS SE LA DEBEMOS A ELLOS. ESTO NO ALIVIA LA CULPA DEL COMANDO DE NUESTRO EJERCITO. AUN HOY, CONSERVO TODAS MIS GRABACIONES Y MATERIAL PRODUCTO DE ESA TRAGEDIA. YO NO OLVIDO LA TRAICION DE NUESTROS VECINOS. SAN MARTIN FUE MAS QUE GRANDE Y GENEROSO! LAMENTO PONERME ASÍ, PERO A LOS TRAIDORES NI PAZ NI PERDON. TRATO QUE SEA EL OLVIDO, PERO ME CUESTA.

  6. Iván Dawidowski abril 6, 2011 a 12:26 am #

    No hay mucho más que pueda agregar. Historias como las que contaste son historias de la gente vio como la guerra atravesaba su día a día. Aunque con tristeza, lo contaste con el talento que te caracteriza.

  7. PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE) abril 7, 2011 a 12:20 pm #

    Bueno, llegué tarde como siempre…

    Yo no recuerdo mucho esa época, andaba por atrás de la decena de años. Sí me acuerdo de las revistas que coleccionaba mi viejo desde el día cero hasta el final, y algún tipo de revuelo festivo en la escuela, de parte de los maestros principalmente. Más que eso, nada. Después me enteré de más grande, pero en la vivencia no pasó a ser más que un escenario raro en un país raro.

    Pobre tu viejo, aunque me lo imagino como vos o como yo, intentando dar vuelta lo irracional e inevitable. Mención especial lo de las explicaciones para apagar el “fósforo gigante”. Parece que no había aprendido que la sociedad en general fue, es y será burra.

    Saludos!
    PLPLE

Trackbacks/Pingbacks

  1. A Argentina tinha perdido a guerra | Narrativas Argentinas - abril 1, 2012

    […] texto original pode ser lido neste link: Habíamos perdido la guerra Publique isso:FacebookTwitterEmailPrintGostar disso:GostoSeja o primeiro a gostar disso post. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: