Mamá, vino la tutora…

21 Sep
Estamos a full con la tutora. Desde aca arriba se escuchan las carcajadas de ambos (?)

16 hours ago via TweetDeck

Se nos viene la noche...

Después de recibir el boletín de el de 9, con unas notas que te hacen sospechar que el dinero hasta ahora invertido en su educación fue a parar a saco roto y viendo que se viene la noche porque este colegio exige un desempeño escolar mas o menos aceptable para evitar que el educando se pase buena parte de diciembre yendo a recuperatorios, decidí hacerle caso a los que saben.

Una charla con las directoras a principio de año, me llevó a una reunión con la maestra en el primer trimestre, que a su vez me llevó a unas entrevistas con la psicopedagoga en el segundo trimestre, las que me están llevando a la contratación de una tutora para ver si solucionamos algo en el tercer trimestre.

Primero tuve reunión con las directoras. A fines de marzo me citaron, echándome en cara lo mal que se portaba Javier en clase, la poca atención que prestaba y el poco interés que mostraba en lo que pasaba dentro del aula. Les frené el carro. Vení a decirme que el mocoso se porta mal en Agosto y lo discutimos. Pero en Marzo no tuvo tiempo a portarse tan mal. Me mandaron a hablar con la maestra, que estaba dispuesta a ratificar sus dichos.

La reunión con la maestra no fue mucho más alentadora. Apenas me senté enfrente y con una sonrisa y para iniciar lo que yo pensaba iba a ser una conversación amistosa, le pregunte: y que tal va todo?– la tipa puso los ojos en blanco y solo respondió: mal, muy mal, así no vamos a llegar a ningún lado. Después de quejarse de lo poco que participaba en clase el angelito y de todo lo que molestaba a sus compañeros hablando y haciendo ruido, me sugirió ir a ver a una psicopedagoga.

Pero ojo, la psicopedagoga fue clarísima. El chico es super inteligente, es sólo que está peleado con el proceso educativo. Y me lo dijo sin que se le caiga la cara de vergüenza. Algo así como es un vago redomado que no tiene interés alguno en lo que la maestra pueda llegar a decir. Delicias de tener un hijo siendo grande. A los dos primeros les hubiera pegado tres gritos, les hubiera puesto una penitencia de esas que meten miedo y les hubiera requisado cualquier juguete y a otra cosa. Pero el paracaidista tiene ciertas ventajas sobre sus hermanos mayores. ¿La primera de ellas? Yo ya no quiero más lola. Y gracias a que yo tiré la toalla, el tipo sigue haciendo lo que le viene en gana y la psicopedagoga habla de peleas con el proceso educativo…

Otra de las indicaciones de la psicopedagoga fue: vos correte de ese lugar, contratá a alguien que lo haga, para mantener así el vinculo materno-filial intacto (?). La realidad es que mi vinculo materno-filial está intacto, yo le digo sos un soberano adoquín y el tipo me hace hombritos. No nos ofendemos por eso ni nos queremos menos. Pero como bien dijo el filosofo: no pretendas resultados diferentes si siempre haces lo mismo y como dije en este post, no es recomendable hacer los deberes con nuestros hijos, decidí contratar una tutora.

Algo similar a lo que nosotros llamábamos maestra particular, pero que ahora tiene otro nombre, con mejor prensa. El estigma de burro hay que sacarlo y la maestra particular era para esos casos, así que ahora existe el “sistema de tutoría”, que es una maestra que viene a tu casa a explicarle al angelito lo que no entendió en clase por estar mirando los pajaritos por la ventana y a terminar los deberes que no terminó en el colegio por estar jugando al tutifruti con el gordito Estévez. Lo mismo que antes, pero con un nombre mas cool, bah.

La cosa es que para evitar tener que seguir yendo en diciembre al colegio, tomé el toro por las astas y contraté a Sofi. Sofi vendrá tres veces por semana, le abrirá el cuaderno verde para ver si hay algo que hacer (siempre que Javier traiga el cuaderno verde, claro) (y siempre que haya anotado lo que hay que hacer en el cuaderno verde, de más esta decirlo). Sofi luego ordenará las hojas que Javier tiene totalmente desparramadas por la carpeta, sin seguir ningún tipo de lógica separación según materias, lo de lengua con lo de sociales, lo de naturales con general knwoledge y lo de creative writing con lo de homework. Lo único que identifica es lo de matemática porque las hojas son cuadriculadas. Una vez organizado eso, intentará que el mocoso haga unas cuentas y no se olvide de ningún numero en el camino. Y que estudie lo básico. O que al menos se entere de lo que están hablando, una vaga idea de lo que significa lo que dice la maestra. No pretendo un 10. No pretendo un hijo abanderado. Sólo quiero que el boletín no me de miedo. Y que el tipo pase esta época de su vida siendo feliz. Ya tendrá tiempo para tener problemas serios… ¿Es mucho pedir?

Mantengamos el vinculo materno-filial intacto (?)

Anuncios

2 comentarios to “Mamá, vino la tutora…”

  1. mercedesholmberg septiembre 22, 2011 a 12:25 am #

    majo fui durante años “tutora”!! ahora me toco con el hijo mayor (primer grado) “repasar” para las pruebas y no entiendo dónde fue a parar la paciencia que durante años tuve con mis alumnos! Es así, hay hijos que funcionan con piloto automático y otras que tenes que ir con doble comando. Las delicias de ser padres

  2. Daniela Guini (@DanielaGuini) octubre 4, 2011 a 3:35 pm #

    acabo de venir de una reunion con los directivos de la misma indole q las tuyas y te digo (el mio tiene 12) yo ya quiero tirar la toalla.
    Empiezo a mirar con cariño las escuelas militares o cualquier otro tipo de internado..
    Veo una terrible depresion post boletin en mi futuro :P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: