Se nos termina el mundo.

19 Dic

Hace frío y es diciembre. Los mayas predijeron el fin del mundo y lo que se viene es la era de hielo. Idiotas.

19 Dec 2012, 7:25 AM.

Parece que mañana se termina el mundo. Buscándole el lado positivo a las cosas, hay que destacar que, de ser cierto, este año no vamos a tener Navidad, no hay que gastar una fortuna en regalos y no vamos a tener que probar el vitel toné que hizo la tía Martha para Nochebuena. Viéndolo desde un lado negativo, habrá que ver si llegamos al viernes. Es que no nos ha resultado fácil llegar hasta hoy. A diferencia de las películas de Hollywood, dónde el apocalipsis llega de sopetón y agarra a todos distraídos menos al protagonista, acá estamos viviendo un deterioro generalizado de nuestras condiciones de vida que nos hace, en lugar de aflorar nuestro instinto de supervivencia, rogar al cielo que los mayas tengan razón y esta farsa se termine de una buena vez por todas.

fin mundo4

Un jueves cualquiera, salís a la calle y de pronto te pican los ojos y la garganta. Antes de que empiecen las convulsiones, ves que una nube tóxica, amarilla, amenazante, avanza sobre Buenos Aires con la clara intención de llevarse al otro mundo a unos cuantos porteños. Un container con pesticidas se prendió fuego en el puerto, un paspado fue con una manguera a apagarlo, se produjo una reacción química y más de uno pensó que había llegado el ángel exterminador. Evacuaron los edificios públicos (como si la gente que trabaja en empresas privadas fuera inmune al gas mortífero) y las calles se llenaron de personas que huían desesperadas, llorando y tosiendo como tísicos. El que llegó, en lugar de Abadón, fue el viceministro de seguridad, Berni, disfrazado de una mezcla de cazafantasma y eternauta con reminiscencias de espermatozoide de película de Woody Allen, en una clarísima muestra de que ese hombre no tiene amigos. Si los tuviera, alguno le habría avisado que con esa pinta estaba haciendo el ridículo. Pero sin que se le caiga la cara de vergüenza, se sacó la máscara y empezó a explicarnos que el peligro había pasado y que teníamos para un rato más sobre esta tierra, pero enseguida tuvo que volver al helicóptero porque empezaba a llover.

El BerniNauta, dispuesto a salvarnos.

El BerniNauta, dispuesto a salvarnos.

Y vaya que llovió. Cayeron 170 mm en una hora y los que habíamos sobrevivido a la nube tóxica, corrimos serio riesgo de morir ahogados. Fuimos Venecia por un rato, aunque sin tanto charme, desde luego. A falta de gondolieri había un tipo haciendo windsurf en Figueroa Alcorta. El que, con cada lluvia, putea a Macri en la esquina de Blanco Encalada y Libertador, ésta vez puteaba con más bronca. Los comerciantes de Belgrano, volvían a escribir carteles de liquidación, porque los de la semana pasada estaban empapados. Los que venían del centro, tardaron tres horas en llegar y los que teníamos que ir al centro, nos quedamos en casa, mirando por tele a los vecinos del barrio Mitre, que, a fuerza de grito pelado, entraron al DOTBaires a exigir que las bombas de extracción de agua dejen de vaciar sus estacionamientos e inundar el vecindario, mientras algunos oportunistas aprovechaban la confusión para escaparse de Walmart con el changuito lleno, sin pasar por caja.

Pero sobrevivimos. Sólo para enterarnos que de aquí en más va a llover así cada 4 días y que de a poco tendremos un clima más tropical, aunque sin cocos, playas blancas y palmeras. Lo que yo llamo un verdadero fiasco.

El cerro Uritorco, lugar emblemático para los que creen en los alienígenas ancestrales, las apariciones de platos voladores y la utilidad del fenshuí, será cerrado al público el viernes, por temor de las autoridades a que se realicen suicidios colectivos. Ante la imposibilidad de suicidarse en el cerro,  más de uno planea pasar ese día por la súper noche de los shoppings con descuentos de hasta el 40% en indumentaria y probar suerte intentando llegar a la caja en los 5 minutos que dura el beneficio. O directamente descorchar una de las sidras a 9,80 que promociona el gobierno en su canasta navideña nacional y popular, que probablemente tenga un efecto superador a la ingesta de cianuro mezclado con Fanta.

La NASA promete tormentas solares, mucho más fuertes y explosivas que las que hemos tenido hasta ahora y los preppers (personas que vienen desde hace años acopiando comida en sótanos blindados, sin darle mucha importancia a la fecha de vencimiento de la salsa de espaguetis) están ultimando detalles para pasar a la clandestinidad y dejar que los que nos quedamos al aire libre este viernes nos prendamos fuego o algo así. Armados hasta los dientes, estos personajes han dedicado su vida a prepararse para enfrentar la hecatombe mundial y no tienen del todo pensado qué van a hacer cuándo queden unos pocos vivos sobre la faz de la tierra, además, claro está, de comer fideos con salsa vencida. Yo, en mi humilde condición de prepper del subdesarrollo, de lo único que me aseguré fue de tener cantidades suficientes de coca light en la heladera. Calculo que me durarán hasta que llegue Paz en Marzo y se las tome todas juntas.

Los preppers se están abasteciendo, vigilémoslos.

Los preppers se están abasteciendo, vigilémoslos.

Los arqueólogos dicen que el calendario maya en realidad es tolteca, así que no aplica para esa cultura,  y que lo hicieron terminar el 21 de diciembre porque no quedaba lugar para poner el 22, el 23 y los demás días pero los esotéricos consideran que los arqueólogos no saben nada y que las profecías mayas están ahí, en el Popol Vuh, para quien quiera leerlas.

La verdad sobre el calendario Maya.

La verdad sobre el calendario Maya.

Mientras tanto, varias madres creen que llega el fin del mundo cuando al hijo de 16 años, de las 9 materias que se había llevado a diciembre, le quedan 8 para Febrero. Pero no. A la mañana siguiente, ajeno a escatologías, el mocoso se levanta tan campante, se toma un vaso de Nesquik y se pone a jugar a la play.

En los noticieros nos muestran imágenes tomadas a lo largo y a lo ancho del mundo con las trompetas del apocalipsis sonando, en lugares tan remotos como República Checa, Chicago y Comodoro Rivadavia. No sé si son trompetas celestiales o si alguien aisló el ruido que generaban los robots de la película “La guerra de dos mundos”, pero los videos son escalofriantes. Es cierto que le quita dramatismo un tipo diciendo “che, boludo, ese ruido mete miedo” en la versión de Comodoro Rivadavia, pero al menos el sonido es el mismo que en Zagrev y no la versión cumbianchera de Agapornis.

El Papa twitea encantado en diversos idiomas, pero no parece haberse sumado a la ola findelmundista, cosa que, a los católicos nos hace sospechar. Si en el momento de mayor temor mundial los curas no están gritando “Venid a confesaros que se acaba el mundo”, es de suponer que el 22 nos vamos a levantar como cualquier otro día. Lo que, después de todo, es bueno. Salvo porque además de levantarnos nosotros, también se va a levantar la tía Martha. Y va a empezar a preparar, como todos los años, el Vitel Toné para el 24.

fin mundo6

Pronóstico extendido para esta semana.

 

Anuncios

2 comentarios to “Se nos termina el mundo.”

  1. Lau #HijaDeCarancha (@If_I_know) diciembre 20, 2012 a 12:50 am #

    Sumale el mapa meteorológico que puso Cardo hace un rato y BINGO ! Recemos o salgamos de joda. No se.

    • majogm diciembre 20, 2012 a 12:51 am #

      Salir de joda? Con esta lluvia, ni loca, el fin del mundo me va a agarrar con el pelo hecho un desastre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: