Tag Archives: Casey Wander

Porque tiene 12 años…

28 Oct

No los dejo arrobar a Casey Wander, no sean turros. Consíganme el user de la madre y me la dejan a mí solita.

10:07 AM – 28 Oct 2014

 

camporita1

Linda mezcla de Viva Perón y tengo 3 años.

 

 

Hoy tuvimos el lujazo de conocer al perfecto exponente del kirchnerismo falopa, versión kindergarden. Un mocoso de 11 años que ayer estaba en los festejos (¿?) por la muerte de Néstor en la ESMA diciendo cosas como “toda mi vida gobernó el kirchnerismo y espero que gobierne por el resto de mi vida”.

Además de, evidentemente no tener ni una pizca de conocimiento sobre cómo funciona la democracia y las bondades de la alternancia presidencial, lo absurdo del asunto es que nos encontramos con un chiquito que en lugar de estar jugando al FIFA2014 con sus amigos o estudiando regla de tres simple para la prueba que tienen mañana en quinto grado (¡!) está respondiendo pelotudeces ante las cámaras de la TV en un acto partidario.

Empieza con la novedad de que en el 2003 había peligro de golpe militar (ah mirá! Pensé que el único peligro ahí era el peronismo) y que fue Néstor el que frenó a los milicos que todavía tenían poder y nos cuenta, aliviadísimo, que gracias al tuerto no vamos a volver a los 90. Un pendejo que nació en el siglo XXI.

 

En fin. No me voy a meter con el chiquilín este porque tiene 11 años, es inimputable y no resiste el menor análisis la sarta de estupideces que dice con tonito de niño sabelotodo. A los que no logro entender es a los padres. Allá ellos y su ideología. Pero ¿hace falta exponer a un chiquito a repetir cosas sin sentido, que no entiende, por la pantalla de la TV pública y que hoy no se hable de otra cosa?

Tengo un hijo de 12 años. Juega a la play, mira videos en YouTube sobre cómo hacer experimentos, experimentos que después viene a recrear en mi cocina con el enchastre esperable. Detesta el colegio, juega al fútbol todos los sábados, no agarra un libro ni aunque le pagues, dice malas palabras cuando se enoja, ríe a carcajadas con los Simpsons, me baja jueguitos pedorros al teléfono, se hace el otario cuando lo mando a bañar y todos sus amigos (incluido él) tienen Boludo como sobrenombre. No le gusta la espinaca pero si la cocacola. A la noche hay que amenazarlo para que se vaya a dormir y a la mañana hay que amenazarlo para que se levante. Lleva unas cinco lapiceras perdidas en lo que va del año y ya ni pregunto con qué escribe. Tiene varias materias abajo y necesita romperse el culo estudiando este noviembre para salvarlas. Su paso por las redes sociales es controlado. Deja la ropa tirada cuando se cambia y es incapaz de combinar con un poco de decencia la escala cromática con la que se viste. No le gusta que le corte el pelo ni usar zapatillas nuevas porque los amigos lo gastan. Me destrozó un jazmín a pelotazos y todavía se nota el agujero en el cerco. Juega al Clash of Clans. Opina que el gol de Ibrahimovic de chilena desde afuera del área fue mucho mejor que el del Diego a los ingleses. Y que Messi es el mejor jugador del mundo. Es de Boca.

Y golpea dos veces la mesa con los nudillos cuando nos ponemos a hablar de política. Es su manera de pedir que cambiemos de tema. Porque no la entiende. Y le aburre. Y más allá de que en casa se habla mucho de política, intentamos frenarla cuando lo pide. Porque tiene 12 años. Tiene que hacer todo lo que dije arriba. Pero no hablar de política. No repetir como un loro las cosas que opinamos nosotros. Cuando sea grande, que hable y opine de lo que le pinte. Pero a los 12 que juegue al futbol con sus amigos, que conozca chicas, que se saque un 7 rasposo en matemática y que sea un chico de 12 años. No pido más que eso.

Al menos hasta dentro de un año.

Ahí pediré que sea uno de 13.

 

camporita3