Tag Archives: Justicia

Todos ustedes

26 Abr

Lo bueno que rescato del kirchnerismo son estas marchas a las que nos han volcado. Ponerle cara a sus nombres hace que las amarguras valgan la pena. 

12:51 AM – 25 Apr 13

Desde que el cristinismo llegó al poder, no nos da respiro. Con el “Vamos por Todo” en su máxima expresión, el partido gobernante se quiere cargar el tercer poder ante la mirada atónita e impotente de la ciudadanía, o sea de todos nosotros.

Pero no todo está tan negro como parece. Ni siquiera después del evidente y bochornoso fraude que vimos todos por TV a eso de las seis de la mañana del jueves, cuando la diputada Alicia Comelli, del FPN, al grito de “no me tomó el voto” intentó arreglar el cagadón que se había mandado al abstenerse y de paso detener el ataque al corazón que estaba a punto de mandar al otro lado al jefe de la bancada oficialista al ver que les faltaban 5 pal peso.

Los K nos amargan bastante la vida, todo hay que decirlo. Pero ellos tampoco la sacan barata. Tenes a un ministro de economía que balbucea como un estudiante de primer año de secundaria que no tocó un apunte en los últimos dos meses, cuando le preguntan sobre la inflación y nos demuestra a todos que, además de imbécil, es un cagón.

Tenes a todo un conjunto de operadores kirchneristas trabajando en las sombras para que nadie sepa la verdadera intención que tienen cuando lanzan el proyecto de democratización de la justicia y aparece una Diana Conti que te larga, de  buenas a primeras su particular modo de ver la democracia, que el que gana las elecciones debería ostentar la suma del poder público.

Tenes a un Moreno que irrumpe en una reunión de accionistas de Clarín con camarógrafos, patoteando y haciendo filmar a la gente, pero te viene acompañado por un Daniel #fueunerrordetipeo Reposo, el boludo que presentaron como candidato a procurador y que no era capaz de sostener una charla inteligente con un chico de 8 años.

Tenes a un Kiciloff que se hace el matón de arrabal diciendo a Rocca te lo fundo si quiero, con patillas y todo que después denuncia, lloriqueando, ataques y agresión cuando los ciudadanos le gritan “caradura”.

Ponen toda la carne al asador laburando para desmentir lo que dice Lanata en su programa de los domingos, con 30 puntos de rating, y sumando todos los programas políticos oficialistas que lo intentan, no llegan a 5.

Usan periodistas para defender a CFK de las denuncias de lavado, que ponen en juego toda su credibilidad intentando explicar lo inexplicable pero la credibilidad que ponen en juego es la de Tognetti, Graña o Mauro Viale (¡!). Y cuando ven que esto no da ningún resultado, le pagan a Luis Ventura, para que lidere el ataque. Ataque que no pasa de acusar al gordo de merquero como si, de serlo, las valijas de la nuestra que se afana Cristina, pesaran unos gramos menos.

Y por último, y no me voy a cansar de repetirlo, tienen el poder y van por más. Pero no tienen la calle. La calle es nuestra y les jode. Desde el 13 de septiembre del año pasado quedaron en offside. Y aunque intentaron ocultarlo, cada vez es más evidente.

El miércoles pasado fuimos al Congreso. No fue una movilización de la envergadura del 18A, pero fue convocada en 6 días y la plaza se llenó de gente. Que tenían miedo quedó demostradísimo con las vallas con las que cercaron el edificio y con el despliegue de policía disfrazada de tortuga ninja. El congreso, gran enclave militante K en las últimas sesiones legislativas que tuvieran algún tipo de importancia, fue nuestro. Estuvimos en dos oportunidades en menos de una semana. Y ellos lo vieron por TV. Hubo, hace unos días, algunas arengas, llamando a la militancia nacanpop a copar la plaza De Los Dos Congresos y ganarnos de mano. Los tipos serán tontos pero, por lo visto, no tanto. Y hasta un idiota se da cuenta que somos manifestantes pacíficos, pero somos muchos. Y no está el horno para bollos.

La calle es nuestra. vayan y búsquense una sociedad de fomento.

La calle es nuestra. vayan y búsquense una sociedad de fomento.
Foto de @adrianhei

Linda noche la del miércoles. Rodeados de miles de ustedes, con buena onda, con el mismo objetivo de vivir en un país libre para todos, la misma alegría de sentirnos acompañados por otros que quieren lo mismo y la misma esperanza de que, tarde o temprano, los vamos a juzgar.

Algo tengo que agradecerle al cristinismo: gracias a todas las tropelías que vienen cometiendo desde el 2008, yo tuve la oportunidad de, a lo largo de los años, conocerlos a todos ustedes. Y eso, mis estimados, hizo que valiera la pena.

Anuncios

9 meses

22 Nov

Que un tipo, responsable directo de la muerte de 51 personas, hable sobre el #8N, solo pasa acá, en este pais de boludos.

5:33 PM – 21 Nov 12

9 meses de impunidad. La tragedia de Once exige justicia.

Hoy se cumplen 9 meses de la muerte de 51 personas a causa de la desidia, la corrupción, la impunidad y la falta de frenos en un tren que llegaba, en hora pico, a la estación de Once.

51 muertos y 700 heridos, casi nada eh?

9 meses en los que hemos tenido que soportar, entre otras cosas, que los funcionarios de este gobierno intenten echarle la culpa al maquinista, tildándolo de enfermo, borracho o dormido.

9 meses en los que los familiares de las victimas reclaman justicia y nadie les da pelota.

9 meses en los que la postura del gobierno, en palabras del entonces secretario de transporte, ingeniero agrónomo (?) Schiavi, fue: si hubiera ocurrido el accidente ayer, que era feriado, estaríamos lamentando menos muertos y que la culpa era de las victimas que tenían la costumbre de amontonarse en los primeros vagones para no caminar tanto en la estación.

9 meses en los que los familiares han tenido que aguantar, después de perder a hijos, padres, maridos, hermanos, que la presidente les diga: “Ustedes hablan desde el dolor pero no saben todavía de qué se trata” (?)

9 meses en los que el gobierno, principal responsable de la tragedia, por el modelo de gestión oficial del sistema ferroviario y la falta de controles al sector, intentó ser querellante, haciéndose el sota, cómo si la tragedia hubiera sucedido a los 3 meses de haber asumido y no 9 años y un Ricardo Jaime después.

9 meses en los que el pedido de justicia se repite en la estación Once todos los 22.

9 meses en los que los familiares de las víctimas tuvieron que asistir, incrédulos, a la renuncia (si, renuncia, no lo rajaron a patadas, renunció él solito) de ese secretario de transporte que fue aplaudido como un héroe por el ministro de planificación federal, Julio De Vido. Ministro que, desde luego, sigue en su puesto como si fuera competente.

9 meses después de que el ministro se hiciera el desentendido en el asunto, aparece a proclamar que tienen derecho a reformar la constitución nacional y que el 8 de Noviembre, los que salimos a la calle lo único que pedíamos era que nos dejen comprar dólares para ir a Miami.

A ver Julio, si nos entendemos.

El 8 de Noviembre muy pocas personas pedían poder comprar dólares (y si lo pedían, estaban en su derecho). Pero la mayoría (entre los que me incluyo) fuimos al obelisco con otras consignas. Yo entiendo que la ineptitud de la que el ministro viene haciendo gala hace 9 años (ver los horribles resultados en el area energética que maneja), le impida ver más allá de sus anteojos, pero sería prudente que algún colaborador, asesor o amigo le explique lo que no entiende. O al menos que pase por el sitio www.ochodenoviembre.com donde va a poder ver los carteles que, algunos con humor, otros con bronca, tristeza o cristiana resignación portábamos los asistentes a la marcha.

Miami nos importa dos carajos Julio. Queremos libertad, queremos república, queremos justicia, queremos gente idónea gobernando (sorry, si se nos da, vas a tener que buscar laburo) y queremos que, al menos por un rato, dejen de ser tan corruptos.

Por otro lado, otro de los carteles que más se repetía era el de No a la reforma. Si ustedes no tienen candidato, bienvenidos al club. Pero CFK ya fue presidente 2 períodos seguidos. Si le sumamos el del difunto, van 3. No puede serlo de nuevo. Lola. A llorar a los caños. Llamen a otro. En tres años se les acaba la impunidad, se les acaba el negociado constante y el llenarse de guita a costa de la vida de los argentinos. Como los 51 que murieron en Once, hace 9 meses.

Mi promesa y la de muchos más que estuvieron en la marcha de 8 de Noviembre es simple:

Los Vamos A Juzgar

 

Los vamos a juzgar. No les quepan dudas.